Conferencia Regional de UNI Cuidados en Asia Pacífico

-Compañero Carlos, quiero decirle que desde que fuimos al Coloquio de la OIT sobre las condiciones de trabajo en el ámbito de los servicios de salud hubo cambios muy positivos en mi sindicato. Cuando lo escuchamos a usted hablar sobre negociación colectiva y tripartismo entendimos que podíamos establecer otro tipo de relación con las empresas y el gobierno coreano. Este fue un diálogo muy breve entre Na Sun-Ja, Presidenta del KHMU, el Sindicato de la Salud en Corea, que en un lapso muy corto de tiempo logró reclutar a 50 mil afiliados y firmar convenios colectivos que mejoran y protegen los derechos de los trabajadores de la salud, y Carlos West Ocampo, Presidente de UNI Cuidados y Secretario General de FATSA.

-Pasaron dos años de ese Coloquio y recuerdo que no nos resultó fácil discutir con empresas y gobiernos sobre cuál era el verdadero significado del diálogo social, que no puede ser otra cosa que una discusión entre pares; se trata de fuerzas que discuten a nivel institucional, estableciendo un marco claro para definir sobre qué se dialoga, cómo se dialoga, cuál es el resultado de ese diálogo, reflexionó el compañero West Ocampo.

Comenzamos este artículo con este intercambio entre dos compañeros -aparentemente tan lejanos en culturas, prácticas sociales y sindicales, geografías- porque el mismo fue uno de los tantos ejemplos de los avances que se están logrando en UNI Cuidados a nivel global como consecuencia de estos intercambios. El KHMU comprendió que el diálogo social no está reñido con la defensa de los intereses de sus afiliados y afiliadas. Todo lo contrario. La comprensión de ese proceso los llevó a ocupar un lugar de centralidad en el sindicalismo coreano y en la relación con sus contrapartes.

Y esta es una pequeña parte en la historia del crecimiento de UNI Cuidados en Asia Pacífico. Hace también apenas dos años Carlos y Federico West Ocampo estuvieron presentes en una reunión del sector realizada en Kuala Lumpur, Malasia. Desde entonces hasta ahora se han sumado nuevos sindicatos y los que ya estaban afiliados a UNI Cuidados están creciendo y fortaleciéndose.

En esta ocasión, el encuentro tuvo lugar en Seúl, Corea. Al mismo asistieron compañeros y compañeras de Malasia, Filipinas, Singapur, India, Nepal, Taiwán y Corea. La agenda estuvo fuertemente focalizada en el sector y las tendencias que se manifiestan en el nuevo mundo del trabajo, pero también, y fundamentalmente, en las experiencias de sindicalización y negociación colectiva que se están llevando adelante. Las dificultades son enormes, en un continente en el que la cultura sindical es incipiente y las empresas son fuertemente hostiles a que los trabajadores se organicen. Sin embargo, la voluntad y el esfuerzo de dirigentes notables están provocando cambios reales, en un sector que crece permanentemente, en particular en el área de servicios a pacientes crónicos y a personas mayores.

Compartimos algunas de las intervenciones del compañero Carlos West Ocampo, en distintos momentos de la reunión regional.





Misión a Japón

Precediendo a la reunión de Corea, una delegación de FATSA, encabezada por el compañero West Ocampo, visitó Japón, con el objetivo de ver en el terreno qué estrategias sindicales está desarrollando el sindicato UA Zensen y dentro del mismo el NCCU para organizar a más trabajadores, en particular en un escenario dominado por el creciente envejecimiento de la población y la introducción de robots que ayudan a los trabajadores y trabajadoras del cuidado. La falta de personal en el área de salud en general y en la de cuidados en particular es un grave problema, que podría paliarse con el ingreso de trabajadores extranjeros, pero esta es una discusión difícil, y por el momento en una población de 128 millones de personas solo un 2.5 son extranjeros. Se calcula que en el año 2025 faltarán 370 mil trabajadores para abastecer al sector de salud. En este marco, los robots que se están introduciendo simplifican y facilitan el trabajo de los cuidadores y asistentes gerontológicos y no implican la pérdida de puestos de trabajo. Son utilizados preferentemente para ayudar en la movilidad, higienización, monitoreo y otras. También se introduce tecnología de información para facilitar el trabajo y generar una menor carga en cuanto a registros y otro tipo de documentos escritos. En cuanto a la inteligencia artificial, por el momento se está utilizando para valorar el estado de dependencia de los ancianos y elaborar planes de atención. Esto reduce el tiempo de trabajo y permite que las enfermeras y cuidadores tengan más tiempo para estar en contacto con los pacientes.

Sin embargo, estas innovaciones son caras y todavía no son introducidas de manera masiva.
UA Zensen/NCCU nos reportó que tienen un gran potencial de crecimiento en el sector, que por el momento cuenta con 80 mil afiliados, ya que la organización nació en el año 2000 y solo en el transcurso de este año han logrado reclutar 7000 nuevos miembros.

Los dirigentes de UA Zensen se mostraron muy interesados en la estructura sindical de FATSA, en los procesos de formación de trabajadores de la salud, y en la manera en la que se desarrolla la negociación colectiva.

“Si bien tenemos culturas muy diferentes y distintas tradiciones sindicales, todos coincidimos en que las problemáticas que nos afectan como sector son las mismas”, remarcó Carlos West Ocampo. “Es un sector en el que predomina la baja calificación, los bajos salarios y una presencia masiva de mujeres. La forma en que nosotros estamos contrarrestando esta situación es trabajar activamente en el mejoramiento de los salarios e invertir esfuerzos y recursos en la formación, preparación de personal, incorporando nuevas tecnologías que les permitan enfrentar con efectividad los nuevos desafíos”.