Organizar el Futuro
Segunda Conferencia Mundial de UNI Cuidados

Roma, 13 al 15 de febrero de 2019

No alcanza con pensar sobre el futuro del mundo del trabajo; no alcanza con hacer diagnósticos: hay que comenzar a organizar a los trabajadores y a las trabajadoras en ese nuevo escenario, que ya está entre nosotros.

Este fue el concepto con el cual se organizó y desarrolló la Segunda Conferencia Global de UNI Cuidados, llevada adelante en Roma durante los días 13 al 15 de febrero. Ese fue, también, su slogan: Hagámoslo posible: organicemos el futuro.

Solo cuatro años transcurrieron desde la Primera Conferencia Internacional realizada en Argentina, en la que el sector fue lanzado. En ese momento, UNI Cuidados contaba con 600 mil trabajadores en 29 países. En cuatro años, está en 60 países con más de dos millones de afiliados. Y no se creció solo en número: también en presencia y visibilidad. Actividades de organización y sindicalización en las Américas, Asia Pacífico, África y Europa así lo registran. En ese cortísimo tiempo, el sector se volvió un interlocutor imprescindible para organizaciones como la Organización Internacional del Trabajo y la Organización Mundial de la Salud, entre otras. El trabajo conjunto de Carlos West Ocampo y Adrian Durstchi (Jefe Mundial de UNI Care) liderando el sector, junto con otros compañeros y compañeras, fortalecieron en forma efectiva y tangible esta herramienta tan necesaria para los trabajadores en el sector del cuidado de la salud.

Estos avances fueron celebrados por los más de doscientos compañeros y compañeras que asistieron a la Segunda Conferencia Mundial. Hubo intensos debates centrados en temas clave, como los derechos sindicales y la necesidad de formación frente a los cambios demográficos y el crecimiento del sector de cuidados domiciliarios y cuidados a largo plazo: el sector creará más de 40 millones de puestos de trabajo en el 2030 y del movimiento sindical, entre otros actores, depende que los mismos sean empleos justos, bien remunerados, con derechos de organización y de negociación colectiva. La Conferencia escuchó con atención los desafíos que enfrentan sindicatos en lugares como Colombia, República Checa o Polonia, en los que se baten contra las políticas antisindicales de las empresas y los gobiernos, y los delegados se comprometieron a seguir apoyando los esfuerzos que hacen para ejercer sus derechos y luchar contra múltiples arbitrariedades. La Conferencia celebró las victorias del sindicato E-Tú, de Nueva Zelanda, que logró, a través de una larga lucha, un aumento salarial significativo para las cuidadoras y la legitimación de la no discriminación salarial. Los participantes recibieron información sobre las huelgas y protestas que se llevan adelante en Bélgica, Corea, Túnez y Austria y comprometieron toda su solidaridad internacional con los sindicatos en lucha. También celebraron la lucha por la unidad sindical que se viene produciendo en Chile, a través de la creación de una Federación de los Trabajadores de la Salud Privada, y que se habrá de reproducir en otros lugares, como Perú y Colombia.

Los delegados prestaron especial atención al avance de las multinacionales, un fenómeno que cada año se reproduce con mayor fuerza. Frente al mismo, definieron estrategias de acción y la formación de alianzas sindicales internacionales que nos permitan intercambiar informaciones, apoyar a quienes necesitan de solidaridad, demandar y luchar por la firma de Acuerdos Marco Globales que hagan que las empresas se comporten de la misma manera en cualquier lugar del mundo desde el cual desarrollen sus actividades: respetando los derechos sindicales y la libertad de negociar colectivamente. Como dijo Héctor Dáer, en una de sus intervenciones, “La llegada y la proliferación de la mirada financiera de la salud, trascendiendo las fronteras y los continentes, nos impone un nuevo paradigma. Esta es una de las razones por las cuales Fatsa pone tanto hincapié y tanto esfuerzo e impulso en esta nueva etapa que se vive en el sistema de salud global, en el que el movimiento incesante de capitales cambió fundamentalmente la matriz del sistema prestacional privado. Dejaron de existir empresas nacionales, dando paso a otras de base financiera de nivel multinacional. Esto nos tiene que abrir la cabeza para comprender este desembarco agudo y profundo en inversiones estratégicas de salud. Hoy tenemos que profundizar el trabajo sindical y aumentar la solidaridad con todos los sindicatos del mundo. Creemos que a este desembarco producido por la globalización hay que enfrentarlo con una organización sindical global, porque los capitales son globales y no tienen ni tierra ni Estado”. Fresenius, como una de las principales multinacionales en el sector, recibió particular atención. En la mesa redonda celebrada en torno a la misma, representantes sindicales de Estados Unidos, España y Argentina analizaron distintos ángulos de la relación con la empresa y concluyeron en la necesidad de articular una política que permita compartir informaciones y construir, a futuro, una alianza sindical global. Federico West Ocampo fue uno de los panelistas, y subrayó que la estructura sindical en Argentina y la fortaleza de la propia Federación nos permiten negociar con empresas de estas características, pese a que en algunos países expresen conductas antisindicales. “Hago mías las palabras de Héctor Dáer”, dijo Federico. “Hoy más que nunca debemos conjugar la existencia de sindicatos fuertes y una sólida solidaridad internacional, para poder enfrentar con eficiencia y capacidad a las empresas multinacionales, un nuevo desafío para nuestro sector”.

Fatsa, como una entidad sindical que es ejemplo mundial en la formación de personal de enfermería y técnicos y por su capacidad para negociar colectivamente, fue tomada por distintos panelistas para ejemplificar que esta es una iniciativa imprescindible que deben tomar los sindicatos. Como dijo Miguel Zubieta “ Somos conscientes de que los acuerdos colectivos sectoriales están siendo atacados en todo el mundo. Pero la negociación colectiva es fundamental para lograr en la sociedad buenas condiciones de trabajo e igualdad. Los acuerdos colectivos pueden ser una excelente vía para dar formación a los trabajadores en un sector como el nuestro, donde es necesario contar con más trabajadores formados. Por ejemplo, Fatsa, gracias a los acuerdos colectivos, forma cada año a cientos de enfermeras.” Su intervención fue el punto de partida para un panel de especialistas, integrado, entre otros, por Oliver Röthig, Secretario Regional de UNI Europa, y Pierángelo Rainieri, Vicepresidente de UNI Care Europa. Los panelistas concluyeron, después de sus excelentes intervenciones, en que el nuevo mundo del trabajo en el sector del cuidado demanda una formación constante y permanente, tanto para generar nuevos profesionales como para recalificar a los ya existentes. La formación también estuvo en el centro del debate, como una tarea indispensable para hoy y para el futuro.

Alke Boessinger, Secretaria Adjunta de UNI Sindicato Global, dijo en la apertura de la Conferencia que ella se sentía conmovida por estar junto a un sector totalmente integrado por personas que ayudan a los demás, y que por lo tanto no se puede más que exigir condiciones dignas y sueldos adecuados para sus trabajadores y trabajadoras. Oliver, por su parte, señaló que pocas tareas del mundo del trabajo son tan necesarias como las que realizan los trabajadores del cuidado, y por eso mismo deben de ser reconocidas y dignificadas.

Durante el transcurso de la Conferencia Miguel Zubieta fue elegido por unanimidad como Presidente Mundial del Sector. En sus palabras de cierre Miguel resaltó que el crecimiento de UNI Care tiene que ir parejo con el crecimiento que registra el sector en sí mismo. “Tenemos que centrarnos en el diálogo social y la negociación colectiva; dar cumplimiento al plan estratégico y las mociones que hemos adoptado aquí; seguir fortaleciendo la sindicalización y enarbolar como única bandera la solidaridad entre personas y sindicatos; decirle a las multinacionales que queremos firmar acuerdos globales para que se respeten nuestros derechos en todos los puntos del planeta”.

“Queridos compañeros, queridas compañeras: tenemos que estar juntos y luchar juntos para que este sector sea una herramienta para todos los trabajadores del cuidado, en cualquier parte del mundo”